-->

sábado, agosto 15

Nocturno

.
De repente, todo se detiene. Los objetos pérdidos, se esparcen por el suelo. Los conocidos, golpean la cabeza. Los ausentes, la memoria. Los inexistentes, el alma.

- Mira que te lo dije, no frenes tan brusco que luego todo se descoloca
- Pero es que iba muy deprisa y me he asustado... perdón
- Anda ven... no te asustes
- Abrázame

Hace calor... y la brisa tiñe de añil la noche. El calor deja sus marcas sobre mi piel. Recuerdo su sonrisa. Ha vuelto. Ahora yo me voy. Me gusta el movimiento. Me da seguridad. Sentir el impacto de la noche sobre mi rostro. Me alejo. Se ven luces difuminadas. Engullidas. Pronto amanecerá. De nuevo la claridad. El calor sin noche.



Lo genuino y simple, Shine... swing, blues, gypsy jazz... saben de lo suyo y alejados de los circuitos comerciales de las discográficas. Un placer escucharlos en vivo...

1 comentario:

Margot dijo...

Todo el mundo, sin excepción, se equivoca, nos equivocamos... por exceso,o,por defecto. Eso no quita que el frenazo en seco, sea la peor opción, en ocasiones es la unica que tenemos...aunque nos lastime, y la herida duela, por un tiempo. Lo importante es aprender la lección; aprender a no correr. A valorar lentamente, lo que vemos y sentimos, lo que poco a poco conocemos.. a disfrutar del viaje. La Velocidad no siempre es sínonimo de Intensidad.

Te deseo un feliz verano

Un beso.