-->

sábado, junio 6

Seguir

.
No creo que haya que esperar, porque hacerlo es negar lo evidente.
.
Decirle al reloj del corazón que atrase sus viejas manecillas, de nada sirve.. porque ese fino y afilado segundero que persigue la evidencia... es incansable. El miedo... ¿a que realmente? Anoche leía algo que hablaba de miedo.... el miedo a dejar de ser quienes somos o lo que tenemos. A lo largo de la vida nos subimos a diferentes trenes, bajamos en apeaderos, estaciones y términos tras lo que cambiamos de rumbo.
.
Me siento como ese transeúnte que tras la barricada de la falsa comodidad del banco de una estación, contempla el tren a punto de partir de nuevo. De nada sirve querer acomodarse entre las maderas del desvencijado banco, si las manos extrañan el roce de los cambios de aguja y de la madera astillada de la pala del carbón con el que alimentar los fogones de esta, mi vida.
.
En esta última estación, como en tantas otras he descubierto de nuevo esas pequeñas y minúsculas gotas que son capaces de adentrarse en el viejo arcón de las pócimas. Reconozco que tras el agitado vaivén del último tren al que me subí, esta sonrisa aviesa que hoy se prodiga en alma, neuronas y estómago.. permiten al benevolente corazón adherir a sus paredes el sosiego.
.
He descubierto mas de mi, o mas bien... he descubierto que fuera existe algo por mi. Se que esta afirmación se escribe con tintes egoistas, pero tal vez lo que tenga que admitir antes de abandonar este viejo y arriostrado banco, es que no siempre se da mas que se recibe.
.
He descubierto que quien soy, dificil que me abandone... porque lo que no ha conseguido el haber de mi corazón y de tantas deudas impagadas, el tiempo lo ha hecho. Porque nunca amé para tener, tan solo para sentirme bien... nunca amé para colindar propiedades, tan solo para tumbarme en el frescor de praderas ajenas cuando la luna sesga las sombras.. nunca amé para abandonar, este.. mi estar, ser y sentir.
.
.
.
.
Los Deltonos... una "Adrenalina Blues Band", nombre de sus inicios.
-
.
.

1 comentario:

Margot dijo...

Seguir o quedarse, ahí, viendo pasar los trenes, la gente... toda opción es valida. Pero, la hemos de tomar nosotros, solo nosotros, nunca debe ser forzada por personas, o, circunstancias... Esa opción, la más valida, ha de ser el resultado de una decisión madurada, como el buen café... a fuego lento... En el amor, no deberían existir ni los relojes, ni las prisas.

"Nunca amé para abandonar, este.. mi estar, ser y sentir..." Quien te ame a ti, debe amar ese -tu saber estar, tu ser y tu sentir- en eso consiste amar, amar respetuosamente.

Un beso, con el aroma del incienso.